Descubre La Ceremonia del Té Coreana

La cultura coreana del té tiene una rica historia que se remonta a más de mil años, lo que la convierte en un tesoro del patrimonio del país. En el corazón de la cultura coreana del té se encuentra un enfoque único y natural que la diferencia de otras tradiciones del té de todo el mundo. 

La ceremonia del té coreana se basa en una coherencia fácil y sin esfuerzo, con menos rituales formales y absolutos, lo que permite una mayor libertad creativa y una postura más relajada. 

En este artículo, nos adentraremos en el fascinante mundo de las ceremonias del té coreanas, explorando su importancia histórica, los tipos de té utilizados, el equipo empleado y el renacimiento de la cultura tradicional del té en los tiempos modernos.

Las raíces de la cultura del té en Corea

La tradición de beber té en Corea se remonta a la antigüedad. El primer registro histórico que documenta la ofrenda de té a un dios ancestral describe un rito del año 661, en el que se hizo una ofrenda de té al espíritu del rey Suro, fundador del reino Geumgwan Gaya. 

Cuando el budismo arraigó en Corea durante la dinastía Goryeo (918-1392), en los templos budistas se hacían ofrendas de té a los espíritus de los venerados monjes, lo que consolidó la importancia cultural de las ceremonias del té.

Formalidad sencilla y coherencia natural

A diferencia de otras ceremonias del té que pueden ser rígidas y muy estructuradas, la ceremonia del té coreana adopta una formalidad fácil y una coherencia natural. Con menos rituales estrictos, los participantes encuentran mayor libertad para relajarse y disfrutar de una mayor variedad de tés, servicios y conversaciones. 

Este enfoque único crea un ambiente más informal y abierto, que permite a los entusiastas del té conectar entre sí y con el té de una forma más personal.

Tipos de té en las ceremonias 

Los tipos de té utilizados en las ceremonias coreanas han evolucionado con el tiempo. Los primeros tipos de té eran ladrillos muy prensados de té negro, equivalentes al té pu-erh añejo aún popular en China. 

Sin embargo, la introducción de plantas de té por los monjes budistas trajo a Corea una serie de tés más delicados, lo que ha dado lugar a la diversidad de tés que se utilizan hoy en día en las ceremonias del té coreanas. 

Aunque el té verde, conocido como «chaksol» o «chugno», es el más común, otros tés como el Byeoksoryung Chunhachoon, Woojeon, Jakseol, Jookro, Okcheon y el crisantemo nativo, la hoja de caqui o el té de artemisa pueden servirse en distintas épocas del año.

Los tés coreanos son conocidos por sus sabores únicos, clasificados en amargo, dulce, astringente, salado y ácido. Las regiones teteras de Corea tienen sus composiciones características de estos elementos gustativos, lo que hace que cada tipo de té sea distintivo y apreciado por los entusiastas del té.

Material utilizado en las ceremonias del té coreanas

El material utilizado en las ceremonias del té coreanas forma parte integral de la experiencia. Los recipientes para almacenar el té solían ser grandes, hechos de rollos de arcilla, acabados en torno de alfarero y parcialmente vidriados en el propio horno mientras ardía la madera. Eran típicos los esmaltes naturales de ceniza verde, que aumentaban el atractivo visual de los recipientes. 

Para recoger el té se utilizaba una cuchara de madera con un mango largo, a menudo de bambú partido con un extremo en forma de cuchara, que añadía un toque de tradición y elegancia a la ceremonia.

Para hacer el té se utiliza la mejor agua local y, a veces, algunas de las mejores casas de té coreanas tienen sus propios pequeños manantiales. El agua hierve sobre un fuego de leña, se vierte en una tetera y se sirve inmediatamente. 

El té lo vierte inicialmente una anfitriona en tazas calientes desde una tetera calentada a cierta distancia por encima de la primera taza, creando un flujo controlado de té con atractivas burbujas, símbolo de buena suerte.

Ceremonias tradicionales coreanas del té: Un reflejo de belleza

Las ceremonias del té coreanas tienen una rica historia y, con el tiempo, se han incorporado a ocasiones importantes como cumpleaños, aniversarios y recuerdos de viejos amigos. 

En concreto, se celebran al menos 15 ceremonias principales del té, cada una con su significado y ritual únicos. El Rito del Té del Día, el Rito del Té Especial y la Ceremonia del Té de la Reina son algunas de las ceremonias más conocidas que muestran la belleza y la gracia de la cultura coreana del té.

En los últimos tiempos, la cultura y las ceremonias tradicionales coreanas del té han experimentado un renacimiento y restauración. Diversos esfuerzos de eruditos y entusiastas del té han ayudado a preservar y promover estas antiguas tradiciones, lo que ha llevado a una mayor concienciación e interés por la cultura coreana del té en la Corea moderna.

El renacimiento y la restauración de la cultura coreana del té

Tras la ocupación japonesa y la Guerra de Corea, la cultura del té en Corea se volvió rara, escasa y cayó en el olvido. En la década de 1960, comenzaron los esfuerzos por revivirla y, en 1973, Lee Gwilye empezó a investigar los clásicos y fundó la Asociación Coreana de la Gente del Té.

El «Movimiento por el renacimiento de la cultura coreana del té» cobró impulso en la década de 1970, lo que condujo a un renovado interés por las ceremonias y prácticas tradicionales del té.

A día de hoy, el renacimiento de la cultura coreana del té sigue prosperando gracias a los esfuerzos de personas e instituciones como el Instituto Panyaro, que se dedican a preservar y promover la importancia cultural del té en la sociedad coreana.

Descubre la cultura coreana del té

El enfoque natural del té en la cultura coreana hace hincapié en la tranquilidad, la libertad y la relajación. La gran variedad de tés y sus sabores únicos hacen que la experiencia del té coreano sea una delicia para los aficionados. 

A medida que las tradicionales ceremonias del té coreanas experimentan un renacimiento contemporáneo, más gente descubre la belleza y el significado de esta antigua forma de arte.

Tanto si te apasiona el té como si acabas de introducirte en el mundillo, abrazar la cultura del té coreano será sin duda un viaje enriquecedor e instructivo. Así que siéntate, saborea los sabores y sumérgete en la elegancia natural de la cultura coreana del té.

¿Quieres aprender coreano?

Cursos de coreano desde cero este verano con nativos

Compártelo:

Artículos similares

¿Qué opinas del artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *